♣ 2003

Jaraíz: “25 años de música tradicional ( 1977-2002)”


Entra en su web

 
No sólo Folk:
 “Entre murallas” / ” ¡ A dónde vamos! ”


Entra en su web


Aljibe: 
” Concierto VIII Aniversario Nasti de Plasti”


Entra en su web

 
Proyecto Nemo:
“Folk-Gore”

1146
Entra en su web

Värttinä:
 “Iki ”


Entra en su web
Leer entrevista Lee la entrevista...

Balbarda: “La ruta de los Foramontanos”


Entra en su web

Annbjorg Lien:
 “Alien´s Alive”

 
Leer entrevista Lee la entrevista...

Jaume Tugores: “El Seu Orient”

 
Leer entrevista Lee la entrevista...

Faltriqueria:
“Faltriqueira”


Entra en su web 
Leer entrevista Lee la entrevista...

Sean Keáne:
 “The man that I am”

 
Leer entrevista Lee la entrevista...

Wolfstone: “Almost an Island”

 
Leer entrevista Lee la entrevista...

Rodamons:
“Confluéncia”


Leer entrevista Lee la entrevista...

Hedningarna:
” Hedningarna 1989-2003″

 
Leer entrevista Lee la entrevista...

 Bersuit Vergarabat:
“De la cabeza.”


Entra en su web

Aly Bain & Phil Cunningham:
“Spring the summer long”

 
Leer entrevista Lee la entrevista...

Cheb Balowski: “Potiner”


Leer entrevista Lee la entrevista...

Karton Boulevard Imbérica:
Piedra I

 
Leer entrevista Lee la entrevista...

Contradanza :
 ” Mar de Fondo”


Entra en su web
Leer entrevista Lee la entrevista...

Efraín Scheinfeld:
” Efraín y su bandoneón en el Metro”


Entra en su web 

Bidaia:
” Ohian”


Entra en su web

Oreka TX:
” Quercus Endorphina”



Kepa Junkera:
” K”


Entra en su web
Leer entrevistaLee la entrevista...

Adrián Iaies:
” Round Midnight y otros tangos”


Entra en su web 
Leer entrevista Lee la entrevista...

Jaime Roos:
” Concierto Aniversario”


Entra en su web
Leer entrevista Lee la entrevista...

La Camorra:
” Resurrección del ángel”


Entra en su web


Javier Álvarez:
” Tiempodespacio”


Entra en su web

Iñaki Alberdi:
” Colección Jóvenes Intérpretes nº 8: Acordeón”


Entra en su web
Leer entrevista Lee la entrevista...

Eduardo Paniagua y Jorge Rozemblum:
” Morada del Corazón”


Entra en su web

Aljibe:
 ” Penas y Alegrías”


Entra en su web

Supervivientes: 
” El corazón del árbol”


Entra en su web

Rosa Zaragoza:
” Matria: la patria del alma”



Yayo Cáceres:
” Exterior”


Entra en su web
Leer entrevista Lee la entrevista...

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Entrevistas

♣ 2002

Xentiquina: ” Nun mos gusten les lenteyes”


O Jarbanzo Negro: ” Terra without Greenzen”


Entra en su web

Amparanoia: ” Somos Viento”


Entra en su web

Eliseo Parra” Viva quien sabe querer”


Entra en su web

Jaume Tugores: ” Anche lui e qui”


L´Ham de Foc” Cançó de dona i home”


Entra en su web

Barahunda: ” Al sol de la hierba”

Barahúnda
Entra en su web

Fernando Samalea: ” Noche en Madrid”


Entra en su web

Esther Fonseca:
” Agua”



Javier Paxariño:
” Ouroboros”


Entra en su web


Baldo Martínez:
” Nai”/ Trío BAC: ” Ya”


Entra en su web


La Camorra: ” Tango: La ciudad amada”


Entra en su web

Banda Inaudita: ” Banda Inaudita”


Entra en su web

María Eva Albistur: ” Insomne”


Entra en su web
 
Chano Domínguez: “Oye cómo viene”


Entra en su web
 

Deja un comentario

Archivado bajo Entrevistas

♣ 2001

Juan Camacho Quintet: ” La balada de la brigada Lincoln”

 
Entra en su web

 Alberto Sena: Primer trabajo en solitario.

guitarra.gif

Screamin´ Mimis: ” Eat the World”

phillips_andy.jpg
Entra en su web

Baldo Martínez Grupo: ” Juego de niños”

baldo
Entra en su web


Santiago de la Muela: ” Lo que nos gusta es esto”


Entra en su web

Mas & Rallo: ” Tamiz”

 
Entra en su web


La Bruja Gata: ” Manual de Pociones”


Entra en su web

Cheb Balowski: ” Bartzeloona”


Entra en su web

Alboka: ” Lorius”


Entra en su web

Mutenrohi: ” Danze”


Entra en su web

Ojos de Brujo: ” Vengue”


Entra en su web

Malagüero: ” Latitudes”


Entra en su web

Deja un comentario

Archivado bajo Entrevistas

♣ 2000

Joseph Siankope: ” Mestizaje de ritmos étnicos de Zimbabwe”

siankope
Entra en su web

Amparanoia: ” Llamamemañana”

Amparo
Entra en su web

La Clave
, música para niños: ” Canciones de todo el mundo”


Entra en su web

El Pechuga: ” Entre el 2000 y las tresmil”

El pechuga
Entra en su web

Radio Tarifa: ” Cruzando el río”


Entra en su web

Deja un comentario

Archivado bajo Entrevistas

CΔMPΔMENTØ ΚRUSTY ÖKUPΔDØ (1995 – 2000)


No-Job

Nivel 30

Ébola

Water Clos

Petra de Fenetra


Orujo de Brujas 
REZA

Razones para actuar/ Mandarinas, kikos y porros


Hiperkoré 

Entra en su web


Sin Dios

Entra en su web

Milicianos

Entra en su web

Trimelón de NaranjusX

Entra en su web

Habeas Corpus


Hechos Contra el Decoro

Entra en su web


La Pan 
La Pan

Color Humano


La Vaca Güano

Entra en su web

Banda Jachís 

Entra en su web

Corazón Negro/ Lágrimas y Rabia


Los Calaveras

Entra en su web


Spook & the Guay

Entra en su web

Desakato Dadá
Desakato dada


Laurel Aitken

Entra en su web

Skalariak


Dr Calypso

Entra en su web

Raimundo Amador

Entra en su web

[Junio 99] Bersuit Vergarabat ” Libertinaje”

Entra en su web

Deja un comentario

Archivado bajo Entrevistas

Hijo, no cometas los mismos errores que yo.

Siddharta.  (Hermann Hesse)

Siddharta por fin conoce a su hijo, el joven Siddharta, que hasta el momento había vivido con su madre en ambientes palaciegos y que, por vueltas de la vida, se ve forzado a vivir con su padre en una choza junto a un río.  Esto le disgusta y crea repulsa hacia su progenitor, despertando el deseo de escapar de aquel tedioso lugar.  

Vasudeva, un anciano barquero que vive con Siddharta, aconseja a éste cómo tratar a su hijo.

Durante mucho tiempo, incluso largos meses, Siddharta esperó inútilmente que su hijo le comprendiera, que aceptara su amor, que quizá le correspondiera. Vasudeva esperó durante muchos meses; confiaba y callaba. Un día el joven Siddharta vejó una vez más a su padre con su testarudez y sus caprichos, y le rompió dos fuentes de arroz; aquella noche, Vasudeva llamó a su amigo y habló con él.

-Perdóname -empezó-. Te hablo con el corazón de un amigo. Veo que tienes preocupaciones, problemas. Tu hijo amado te preocupa, y también me inquieta a mí. El joven pájaro está acostumbrado a otra vida, a otro nido. No se ha escapado, como tú, de la riqueza y de la ciudad por hastío o aburrimiento, sino que lo ha abandonado en contra de su voluntad. Pregunté al río, amigo; muchas veces le he interrogado. Pero la corriente se ríe de mí y de ti, y se burla de nuestra necedad. El agua quiere estar junto al agua, la juventud con la juventud. Tu hijo no se encuentra en el lugar apropiado para poder desarrollarse bien. ¡Pregunta también al río, y sigue su consejo!

Siddharta observó el amable semblante, en cuyos innumerables surcos se albergaba una continua serenidad.

-Pero, ¿puedo yo separarme de él? -preguntó Siddharta en voz baja, avergonzado-. ¡Deja que pase un tiempo, amigo! Mira, yo lucho por ganar el corazón de mi hijo, me esfuerzo con paciencia y amor, quiero conseguirlo. También el río llegará a hablarle a él; también tiene vocación.

La sonrisa de Vasudeva se hizo más afectuosa.

-Pues claro, también el pequeño tiene vocación y sirve para la vida eterna. No obstante, ¿sabemos nosotros, tú y yo, qué vocación tiene, qué vida le espera, qué obras y qué sufrimientos? Sus dolores no serán pocos, ya que su corazón es orgulloso y duro, y esas personas tienen que sufrir mucho, equivocarse infinidad de veces, cometer innumerables injusticias, pecar una y otra vez. Dime, amigo, ¿no educas a tu hijo? ¿No le obligas? ¿No le pegas? ¿No le castigas?

-No, Vasudeva, no hago nada de eso.

-Me lo imaginaba. No le obligas, ni le pegas, ni le mandas, y es que sabes que lo blando es más fuerte que lo duro, que el agua es más potente que la roca, que el amor es más vigoroso que la violencia. Conforme, y te elogio. Sin embargo, ¿no te equivocas pensando que no le obligas ni castigas? ¿No te atas con tu amor? ¿ No le avergüenzas día a día y le dificultas sus obras con tu bondad y paciencia? ¿No obligas al muchacho arrogante y mimado a vivir en una choza con dos viejos que se alimentan de plátanos y para los que un plato de arroz es un bocado exquisito? Nuestros pensamientos nunca podrán ser los suyos, igual que nuestro corazón viejo y quieto lleva otra marcha, que no es la suya. ¿No crees que ya ha sido bastante castigado con todo ello?

Siddharta bajó la cabeza, consternado. En voz baja preguntó:

-¿Qué me aconsejas que debo hacer?

Vasudeva continuó:

-Llévale a la ciudad, a casa de su madre. Allá todavía estarán los criados; déjale con ellos. Y si no los hay, condúcelo a casa de un profesor, no por lo que le pueda enseñar, sino para que se halle junto a otros chicos y chicas de su edad, en ese mundo que es el suyo. ¿Nunca lo pensaste?

-Tú lees en mi corazón -repuso Siddharta-. A menudo lo pensé. Pero oye, ¿cómo puedo trasladarlo a ese mundo, si tiene débil el corazón? ¿No se volverá disoluto, no se perderá entre los placeres y el poder? ¿No repetirá los errores de su padre? ¿No se hundirá para siempre en el sansara?

La sonrisa del barquero se iluminó. Suavemente oprimió el brazo de Siddharta y declaró:

– ¡Pregunta al río, amigo! ¡Escucha su risa! ¿Realmente crees que has cometido tú esas necedades para ahorrárselas a tu hijo? ¿Acaso puedes protegerlo contra el sansara? ¿Y cómo? ¿Con la doctrina, con oraciones, advertencias? Amigo, ¿has olvidado totalmente aquella historia, la del hijo de un brahmán, llamado Siddharta, que me contaste aquí mismo? ¿Quién ha protegido del sansara al samana Siddharta? ¿Quién del pecado, de la codicia, de la necedad? ¿Le pudo custodiar la piedad de su padre, las advertencias de los profesores, sus propios conocimientos, su propia búsqueda? ¿Qué padre o qué profesor han conseguido evitar que él mismo viva la vida, se ensucie con la existencia, se cargue de culpabilidad, beba el brebaje amargo, encuentre su camino? Amigo, ¿ acaso crees que ese camino se lo podías ahorrar a alguien? ¿Quizás a tu hijo, porque le amas y desearías ahorrarle penas, dolor y desilusiones? Aunque te murieras diez veces por él, no conseguirías apartarle lo más mínimo de su destino.

Deja un comentario

Archivado bajo III. Literatura ventricular

Aprende las artes del amor.

Siddharta.  (Hermann Hesse)

Siddharta abandona su vida de samana (asceta), y conoce a la joven y hermosa Kamala, a quien pide le enseñe las artes del amor.  

Tus labios son como un higo recién abierto, Kamala. También mi boca es roja y fresca y hará juego con la tuya, lo verás. Pero dime, bella Kamala, ¿no temes ni siquiera un poco al samana del bosque, que ha venido a aprender el amor?

 -¿Cómo podría tener miedo de un samana? ¿De un necio samana del bosque, que habita con los chacales y que todavía desconoce lo que es una mujer?

-¡Ah! Pero el samana es fuerte y no se arredra ante nada. Podría forzarte, bella muchacha. Robarte, hacerte daño. 

-No, samana, no temo nada de eso. ¿Alguna vez un samana o un brahmán ha temido que alguien le pudiera robar su sabiduría, su devoción o su profundidad de pensamiento? No, pues es suyo, y sólo da lo que quiere dar y a quien quiere. Lo mismo, exactamente, pasa con Kamala y las alegrías del amor. La boca de Kamala es bonita y encarnada, pero intenta besarla contra la voluntad de Kamala, y no disfrutarás ni una sola gota de la dulzura que sabe dar. Tú tienes facilidad para aprender, Siddharta, pues aprende también esto: el amor se puede suplicar, comprar, recibir como obsequio, encontrar en la calle, ¡pero no se puede robar!

 

pluma

(Fragmento II) 

Siddharta, en el amor, todavía era un chiquillo inclinado a hundirse con ceguera insaciable en el placer, como en un precipicio. Kamala le enseñó, desde el principio, que no se puede recibir placer sin darlo; que todo gesto, caricia, contacto, mirada, todo lugar del cuerpo, tiene su secreto, que al despertarse produce felicidad al entendido.

También le dijo que los amantes, después de celebrar el rito del amor, no pueden separarse sin que se admiren mutuamente, sin sentirse a la vez vencido y vencedor; de ese modo, ninguno de los dos notará saciedad, monotonía, ni tendrá la mala impresión de haber abusado o de haber padecido abuso.

 

1 comentario

Archivado bajo III. Literatura ventricular